Las construcciones sostenibles se están volviendo cada vez más populares en muchas partes del mundo, incluso en Lima ya tenemos algunos ejemplos, pero ¿qué hace a un edificio sostenible diferente a los demás?

Según la Cámara de Comercio de Lima, desde el año 2006 el sector construcción es uno de los que más crece en el país, lo que lo convierte en uno de los principales impulsores del avance del Producto Bruto Interno (PBI) nacional este año. Si esto es así, ¿por qué no pensar en construcción sostenible en un sector que está evidentemente en auge?

La construcción sostenible abarca criterios que van desde la elección de los materiales y los procesos constructivos, hasta el entorno urbano y su desarrollo. Este tipo de edificaciones busca la adecuada gestión de los recursos naturales, tales como el agua, y el ahorro de energía. Hablar de edificaciones sostenibles es hablar del menor impacto negativo para el medio ambiente y el mayor impacto positivo para las personas que habitan en dicha edificación.

En los últimos años, hemos oído mucho acerca de los edificios verdes o sostenibles alrededor del mundo. En Perú recién estamos empezando a explorar este rubro y tenemos algunos ejemplos de edificaciones sostenibles en Lima, como el Centro Empresarial Platinum Plaza o la tienda de Saga Falabella en el Open Plaza Angamos, el primer establecimiento retail “verde” certificado del país, aunque aún nos falta mucho por explorar para poder llegar al nivel en el que se encuentran otros países.

Pero, ¿qué criterios hay que tener en cuenta si se quiere construir una edificación sostenible? Primero, se debe tener en cuenta el clima, pues no es lo mismo construir para una zona cálida, en la que se tendrá que aprovechar al máximo la ventilación que puede ofrecer el lugar, que construir en una zona fría y oscura, en la que se tendrá que priorizar la entrada de los rayos solares.

El diseño será muy importante y debe incluir áreas verdes y zonas de recreación, además de los materiales que se utilizarán; estos últimos no solo deberán ser de la zona para que no haya mucho gasto en cuanto a transporte y energía, sino que lo ideal es pensar también en que sea reusable. Otro punto vital, es pensar en el reuso de agua.

Además, según Cecilia Jiménez, especialista en arquitectura sostenible y profesora de la Pontificia Universidad Católica del Perú, “si una edificación es sostenible, es sostenible en el tiempo. Sabemos que el edificio nace, vive y va a morir en algún momento, y tenemos que pensar qué pasará con él al momento de su ‘muerte’, ¿se va a destruir?, ¿se va a desarmar? Imagínense, si se puede desarmar, es inclusive más sostenible porque voy a poder reutilizar todos esos elementos que hicieron el edificio, en otra construcción, por eso debemos pensar en todo ese ciclo desde la planificación de la construcción”.

Asimismo, Jiménez afirmó que para construir un edificio sostenible se requiere de una inversión fuerte, pero una vez que se empieza a usarlo, hay ahorros importantes que permiten el retorno de esa inversión inicial.

¿CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE EN LIMA?

Lima es una ciudad con más de 8 millones de habitantes y sigue creciendo. El hecho de que se estén construyendo edificios y haciendo que la ciudad crezca de forma vertical ya es un gran avance. Sin embargo, aún falta mucho camino por recorrer en la búsqueda de la sostenibilidad en el rubro de la construcción.

No se trata de repetir un edificio que funcionó en China, porque las características climáticas y culturales son muy distintas, sino de pensar exclusivamente en el contexto en el que se encuentra la ciudad.

De la mano a la construcción de edificaciones, están las carreteras y vías de transporte, pues con tantas personas movilizándose dentro de esta gran ciudad, el caos que nos espera en el futuro si no se atiende esta problemática será mucho peor del que ya sufrimos hoy en día.